Al finalizar la marcha TOTALMENTE pacífica un grupo de veinte violentos infiltrados realizó destrozos a lo largo de toda la calle Rivadavia entre Plaza de Mayo y la 9 de julio sin que apareciera siquiera un policía. Estos violentos operadores rompieron vidrieras, prendieron fuego tachos de basura, agredieron a trabajadores de prensa y vandalizaron vehículos estacionados sobre Rivadavia.
La ausencia total de la policia da para pensar.
Esta galería está vacía.